BIENVENIDO A CATEQUESIS DINÁMICA. AQUÍ EL CAMINO ES COMPARTIDO.


Todas las imágenes que están en el blog pueden ser vistas en grande pinchando sobre ella, también podemos verlas reunidas en la galería de fotos.


Ustedes pueden compartir todas las entradas del Blog con sus amigos de manera muy fácil y cómoda. Fíjense en la imagen al lado. La "M" sirve para enviar la entrada por correo electrónico a un amigo; la "B" sirve para publicar en un blogger, o sea, como entrada en un blog que ustedes sean moderadores; la "T" es para compartir en la red social Twitter; la "F" es para compartir en la red social Facebook y la "g +1" es para compartir en el perfil de google, recomendar la entrada. Los botones se encuentran en la parte inferior de cada entrada. Es solo pasar el cursor por arriba y pinchar en lo que les resulte más cómodo.
TRADUCCIÓN WEB GOOGLE CHROME
ES MÁS VELOZ

martes, 6 de noviembre de 2012

CATEQUESIS 32 DOMINGO DEL AÑO (B)


DOMINGO 32 DEL AÑO (B)
 “Jesús nos enseña a ser generosos”

Liturgia:
1 Reyes 17, 10-16; Carta a los Hebreos 9, 24-28;
Marcos 12, 38-44

Introducción:
Jesús y sus discípulos ya están en Jerusalén. Los domingos anteriores Él se dirigía a esta ciudad y pasando por Jericó se encuentra con el ciego Bartimeo. La semana pasada el escriba le pregunta sobre el primero de los mandamientos. Jesús se encuentra en el Templo (con mayúscula), lugar principal de la ciudad, porque es centro de la economía, de la religión y del poder, siendo así también de la vida de los judíos.
En el Templo, Jesús observará cómo cada uno hace su ofrenda a Dios. Unos le ofrecen lo que les sobran, otros les dan lo que pueden, una viuda le da lo último que tiene para vivir. A partir de este evangelio Jesús nos invita a descubrir y a practicar la verdadera generosidad.

(Para los niños hay un cuento más apropiado en la catequesis para niños)
La historia que vamos a escuchar  pasó hace muchos años, antes del nacimiento de Jesús. El cuento lo vamos a llamar: “LA VIUDA DE SAREPTA”. Sarepta es la región de Sidón, donde Jesús también pasó y sanó al ciego de nacimiento.
Adaptación del texto 1Reyes 17, 10-16 (Se puede utilizar el cuento de la catequesis para niños)

Dice la historia que Dios había ordenado a un joven profeta que fuera a vivir en otro lugar. El joven le pregunta a Dios: ¿Dónde voy, si mi familia vive en esta región? Dios le respondió, vete a vivir a Sarepta de Sidón. ¿En Sarepta? Le dijo el joven. Menos. Nunca pasé por ese lugar, ¿quién me alimentará? Dios le dijo: “ordenaré a una viuda que te alimente”.
- No, Señor, replicó el joven profeta. ¿Cómo una viuda me alimentará si no tiene para comer?
No te preocupes, le dijo Dios o ¿acaso no crees que soy tu Dios?
Sí, Señor, creo, pero, no es justo que le saque la comida a una viuda.
No le sacarás la comida, ella te servirá.
El joven se levantó y partió a Sarepta. Cuando entraba por la puerta de la ciudad, vio una viuda recogiendo leña y pensó debe ser esa la viuda que me dijo Dios.
- Señora, le gritó el profeta, traeme un vaso de agua para beber.
Cuando ella iba por el agua, el joven le gritó otra vez:
- Traeme también un poco de pan.
Ella le dijo muy apenada: - Señor, no tengo nada de pan cocido; sólo me queda un puñado de harina en una vasija y un poco de aceite en una jarra. Precisamente estaba recogiendo un poco de leña para preparar algo para mi hijo y para mí; lo comeremos y luego moriremos.
El joven profeta pensó: me equivoqué, no es esa la viuda; igual le voy a pedir otra y de esta vez usaré el nombre de Dios. Entonces le dijo:
- No temas, ve a casa y haz lo que has dicho, pero antes hazme a mí una pequeña porción de pan y traémela. Para ti y para tu hijo la harás después. Porque así dice el Señor, Dios de Israel: No faltará harina en la vasija ni aceite en la jarra.
Ella, por obediencia, fue e hizo lo que le había dicho el joven profeta y tuvieron comida para él, para ella y para toda su familia durante mucho tiempo. Nunca le faltó harina ni aceite, según la palabra del Señor.

¿Qué podemos destacar de la historia? ¿En qué momento vemos la confianza de la viuda en el Señor? ¿Haríamos lo mismo nosotros?

LA CATEQUESIS COMPLETA ESTÁ EN DESCARGAS


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario.
Esperamos verte más veces.
Dios te bendiga.